Páginas

lunes, 18 de julio de 2016

32ª Jornada/IX año: Miércoles, 8 de junio de 2016

Foto: Tertulia con Valle-Inclán:
(de la exposición "El rostro de las letras")

EL CLUB DE LOS POETAS VIVOS

  En esta tarde aún todavía primaveral, se sigue festejando en el salón del Santander, el nacimiento el pasado mes de abril de la criatura del Grupo Rascamán y que tiene por nombre Cuaderno de Bitácora, un nombre austero por marinero y notarial, pero vemos que su belleza se encuentra al desnudarle... Esas maravillas que están detrás de las palabras, como en el retablo de Maese Pedro cervantino, donde lo aparente, el traje, deja paso después a la sustancia…

    Esta criatura, por angelical, tuvo en su nacimiento sin embargo ese “acné” que sufren algunos seres excepcionales al poco de nacer en el buque: se dio discusión leve en ese vivo club a la hora de querer ser tomada en brazos por todos y cada uno de los navegantes y entonces al ser, de tantos apretujones, se le puso un sarpullido en su bello rostro de nácar que, por fortuna, se ha ido enseguida cuando los fastos del alumbramiento terminaron. Todo quedó en el humo al final del primer festejo. El acuerdo marinero calmó tanta inquietud gracias a ser un club tan vivo, esos padres y madres de Cuaderno…

   Cuando ya gatee, en otoño, el Club presentará en sociedad a este ser que parece un niño niña ying yang, con todo el orgullo poético y de prosa propio de sus conciertos literarios desde Madrid, resto de España y también del mundo, al fin su navegación es ambiciosa y universal.

    De modo que ya empieza la reunión en la sede madrileña y aquí estamos todos estos navegantes: Cinta, Alberto, Isabel, David, Rocío, Javier, Paco, María J., Ana N., Celia,  Aure,  Ana G., María Jesús, Leo y yo mismo.

 Javiboss habla de la próxima visita americana de nuestra navegante Joselyn, para la sesión de cierre del próximo miércoles día 15, que recuperará su navegación estival el 20 de julio. 

 Nos recuerda además lo que importa el corazón para el habla, que tanto dice al abrir las páginas de Cuaderno de Bitácora. Se ve su latido en cuanto abres su ventana. 

Hay un caballo llamado respeto montado por el jinete generosidad, que quita todos los sarpullidos…

 Cuaderno de Bitácora se siente querido por todos, sin agobios, tocado por la brisa de tantos quereres… Las brisas son las palabras de sus entretelas…, desde la portada y sus cimientos editores, Poeta de Cabra, con sus mensajes sonrientes, serios, amorosos, trágicos a veces.. pero eso sí repletos de vida…

  Paco nos habla de “El silencio que no muere”, un soneto con raíces en la tierra, el agua y el aire. Fluye el tiempo, como fluida romanza. Se trata de un soneto tipo isabelino, tres cuartetos libres con dos finales en pareado..

  Después María J., nos lee un poema dedicado al poeta rascamán y navegante José León, llamado “Moriscos”... Llega a expresar con una gran belleza: “morisco tú: poeta…, del andalusí su esencia..”, “de tu sangre el señorío..”. Nos recuerda su poema esa obra reciente del autor, “ Tras las huellas de Al Andalus”, tan profunda en el sentir y alma andaluzas. 

Añade María dos relatos breves, “El vídeo”, ese joven que acaricia a los perros y hace la referencia al vídeo…, sobre un niño abandonado..., la risa erizaba sus orejas.., ¡cosa graciosa!
También nos presenta  “ La pared”, sobre un hombre mayor que rebaña los últimos rayos de sol. El niño llega y pregunta por la pared..., el hombre con dedos deformados casi tocó una puerta..., pero al final le pide al niño que vuelva mañana..., todavía no la ha encontrado.

  Después interviene Javier, comenta a dos autoras rusas :
  Julia IDLIS (nac. 1981)..  “Un dolor”. Ella afirma que no sabe por qué pero se conoce mejor por dentro… ¿Cómo es y hace el corazón.., en qué pliegues se halla?...
Tatiana  MOSELVA (nac.1983) “Indicios en la nieve”… la muerte, los pájaros se aburren así como lo hombres, cubre lo que no existe... se acuesta sobre la nieve... y “Los trolebuses parecen un lego”, nunca nada crecerá..., no quiero envejecer..., en el futuro algo bueno llegará.

  Después la navegante rascamán Isabel nos habla de Omar JAYYAM.  La vida “Son instantes”.., disfruta y tenlo en mucho aprecio..., nada mejor que el vino puro, de él queda una copa..., de la vida: no sé. 
 Isabel también nos habla de un relato “El Sardinero”. Ana y sus amigas hablan del sur... ¡fotos de hace treinta años...!, estaban estupendas. Y la foto  de Amelia pasa de mano en mano como la falsa moneda. Ana se sorprende al mirar el reverso, es sólo de hace siete años, foto en sepia... felices años veinte en el presente.

Javier valora el texto como más parecido a una crónica.

  Entra con su clásico texto en prosa la marinera Rocío, con una obra llamada “Conmigo”. Todo se inicia con una pregunta: ¿has pensado en mis bragas esta semana..?
   Sé que vive con alguien.. ¿ con letra M o F..?
  
  El rascamán experto pero juvenil Aure, entra en su turno  con su “Lady Antonella”, tiene sus amores caniches con lacitos rojos y cascabeles...,  sabes ladrar, no tenéis un alma bulliciosa y lanuda…Venid, “la pista nos espera”…

   Después entré, rascamanero, quien esto escribe, con un soneto de nombre elemental: “Educación”, que quiere ser ese deseo de premiar las tareas hechas por equipos, como la del Cuaderno de Bitácora, del club de los poetas vivos…Vengo a querer decir que aislados con orgullo de caballo/yegua estamos perdidos, debe pertenecerse a un coro con otros equinos para disfrutar y crecer juntos… Pero las leyes no lo resuelven, piensan en cada animal por separado.

  Alberto, ese gran prosista rascamán, toma la palabra después con un trabajo dedicado a Paco Fenoy, se llama “Creo que debería decirle”… Se trata de don Marcelito. Al fin se rebeló de los cientos de bolitas que le han tirado… Conclusión: don Marcelito era mucho más hombre que todos nosotros.

   Entra al ruedo la rascamán Celia y menciona “Las edades”, un recital-concierto en la Casa del Reloj, poesía social a tope. También nos cita a Alberto García Teresa: “ Hay que comerse la vida a dentelladas”.

   Continúa María Jesús, navegante, con su cuento “Piélago”, que va de ese hombre, Tristán, sin piernas..., juega con un tridente..., hay destrucción masiva... Pero la sirena…, Nerea, gime y toma el arpón. Después él, con una surgida cola, se convierte en el tritón de sus sueños…

  Después interviene, marinera, Ana G. , con “Guarida” que al entrar en ella es demasiado grande o pequeña. Aquí también como en el relato de Rocío, salen las bragas a relucir, pero hay algo rechazable, sensación de suciedad… de ella, que la veían como una diosa, pero será mejor que lleve un tanga de guarida, “para no ser más tú…”

  Cerramos esta sesión interviniendo Ana N., que nos habla de un poema del persa Hafez de Shiraz, "Con ese lenguaje lunar".,. a todo el que ves le dices quiéreme…es nuestro impulso para conectar, se necesitaría vivir con una luna llena en cada ojo..., lo que todo otro ojo en este mundo muere por oír…

      Y así cerramos esta jornada después del viaje marinero en el que hace sólo dos meses nació la criatura Cuaderno de Bitácora, un nombre que guarda lo mejor y bello en su interior, importándole poco su apariencia… Se ha reconocido, pequeño, sin acné, dispuesto a gatear pronto e irse de viaje con los poetas vivos de Rascamán y se presentará con esa sonrisa propia de su edad. Piensa, sin agobios, estar dispuesto a conocer el mundo…



Juan A. ARROYO  
15 de junio de 2016

martes, 7 de junio de 2016

31ª Jornada/IX año: Miércoles, 1 de junio de 2016


No. Puedes. Escribir. Si al escribir. 
Uno desata la cuenta. Mantente, por favor. 



Si duele, STOP 

Un golpe directo de viento de junio. Dios de los campos. Cogí un constipado como las abejas absorben el polen en sus peines. Tos. Vacaciones en Tertulandia, idilio de camisas. Agosto se hace. Necesito despejarme un poco, hice el camino contrario y lo recuerdo. A las siete tengo un luego te parece qué tal. La idea es que venga la gente que no puede arrastrar sus bufandas en invierno. 6+9+9. ¿Cuántos hacen 27? Anda y apunta el teléfono. Nunca me fijé en los cuadros como tertuliano común: violines, caballos, árboles bordados y un extintor que alivia. Guadalajara se encuentra cada 9 años, como unas olimpiadas pulcras y especiales. Debo despejar la mente. El camino inverso a la casa de Sorolla. Serenidad… ¿Cómo era lo del parque de ancianos junto a Santander? Si duele, STOP. Una botella de agua a compartir. Las copas: amarillo meado, amarillo gaseosa, marrón oscuro y claro y oscuro. El tema son las manos que ópticamente se ilusionan. Alguien quiere enviar a un certamen infantil un verso de una mujer masturbándose ­previo despertar, claro­. El haiku es pastoso y el onanismo la solución a todos los problemas. Hay aprobación y desentendimiento. Llega una mujer. Mirada levantada. Mantente. Hasta septiembre podía evadir mis responsabilidades escocidas del uniforme. Santa María y Berlín. Chuli. Beso, beso, beso. Muy chuli, sí. Felicidades. Oye. Hacer lo posible para recibirlos y que nos amen solemnemente. De doce a dos. Siempre el dos. Como la den hoy la mala noticia, nos hundiremos todos ayer. Espárragos, menestra, ensalada de la casa, gulas, setas, ­Mantente­ patata tahonera, tarta de queso, vino. El café, en tu casa abandonada y depresiva. Lo lamento. Mantente. 

JUAN MANUEL: Infancia sólo es. El presente está en ella. Verdes violines ­no como los cuadros­. Gigantescas rocas. Diminuto tambor. Manos cualquiera. Canción en túneles. Antitiempo del gozo. Campanas. Trizas los instantes. 

Yo cuento tres. El poema está de puta madre. Aquí, aquí y aquí. Corta. Rocío intenta reír. Seguimos. Mono de mar. 

ROCÍO: Cerradura. Tarareando. Sístole y diástole. ­Juan Manuel vierte el hielo como antípoda de una lengua glaciar­. Imagen: manos masculinas. Juego de manos. Manos hábiles. Cómo no querer soñar con un guante de jardinería. Gesto erógeno. Prestarle toda su piel. Fotografía ­una negra mueve las llaves­ en el buzón. Cuánto puede quemar el frío. Ya no había tal complicidad, amor. Bailar claqué en su vientre. ­”Con sus zapatitos de claqué, con sus zapatitos de claqué…” Odiaba a esa niña del vídeo desde mis tres años­. Una historia de amor valiente a la espera de dos timbrazos. ­Otra vez el dos. Mantente­. 

No me gustan los desconocidos, son muy predecibles. Una rosquilla enorme se sienta a mi lado. Ésta se parte y se come. María Jesús, uno de los primeros aviones, abre sus cajas negras y hay colesterol del condenado. ¿Debe esperarse un buen motivo para morir envenenado? La lotería ya tocó hace mucho en un lugar. Basta entonces. ¿Haré bien de Julio Aracil? ¡Ha ganado la muchacha al otro lado del lago! Al pobre le han dejado los peores y los pasa. Espera impaciente y silenciosa a que vayamos cayendo uno por uno, en orden de ofrecimiento. Mantente. León coge dos. Sucumbimos. Las fresas son de temporada porque siempre son de azúcar. ¿Vejete verde? Empuja la mercancía. Chupo el dedo. Quemadura de plancha. Bosque de venas, yo te castigo. 

FENOY: Presencia del relámpago vital. Vivir el origen en danza divertida. El calor y el olor. Juego erótico. ­Queda menos rosca­. Confianza más profunda con la tierra. Silencio en la morada. 

Poemas ametralladora. Que, que, que. No sé cuándo, pero sólo quedan las migas. No dejo de pensar. Juego a las cartas con Polifemo y se aburre, no las ve por encima. Sujeto verbo predicado. El mismo camino, el mismo. Mi apellido genera siempre conflicto de intereses. 

LEÓN: Vuelvo a ser el árbol. Digo su nombre para que brote. Bronce de campana. Bailo como una noche abrazada. Laurel. 

JAVIER: Amigos. ­Nos lo dedica­. Me esfuerzo por no perderos. La vida se encarga de separarnos. Algunos olores definitivos. De esta suerte se alimentó mi memoria. La huella de lo eterno. 

JUAN ANTONIO: La carta. Desayunó y dejó una carta bajo la puerta. María, fíjate, Paco. Conversación pendular. Qué quiere decir a los tres. Dejé un sobre cerrado. Solo abrirse cuando Diana despierte. Tanto emocionada. Sabéis que me siento orgulloso de todos vosotros. Tú, mamá. Tus cuántos son múltiples. Crecimiento feliz. ¡Oh, mi Diana de peleas cariñosas! Formación musical de aguda belleza ­como la hermana que primero amó y luego mató a Samsa­. Parálisis cerebral. Capacidad de comprensión. La chica que corre ese peligro. He llorado mucho estos días. Dejarlo todo. ¡Me voy de casa, familia! Trabajaré en un pub de la costa. 

No. Puedes. Escribir. Si al escribir. Uno desata la cuenta. Mantente, por favor. El mismo camino. La iglesia estaba abierta y había gente pidiendo bajo el emblema del último ganador de la Liga de Campeones. La tienda de pinceles, las flores y el paso de cebra donde hablé inglés por primera vez en muchos años. Fumaderos. 

AMELIA: Viaje a Berlín. Escribir y pintar. Traducción, poco contenta, al alemán. Lo más barato para ir a Alemania es ir andando por un túnel con dos meses de antelación. Los chicos del sector de la epístola distal. El hilo de Ariadna. Tu niñez de escorpión. Naturaleza improvisada. Melocotones de otro tiempo. Sin ti seré refugio de bosque impenetrable. Ni la raíz ni la fruta. Si pudiera hacerte Dédalo. Si yo pudiera tejer el hilo y tejer su madeja. 

Una cruz en la cara de Velázquez desvirtúa cualquier equilibrio. Bloquea. Vas bien. Reanúdate y olvida los que dijeron las mismas palabras antes y después que tú ­que soy yo­. 

FEDE: Modo umbral. No es de aquí. Desde Arcos de la Frontera. Antífona. Novicio de otra. Pone su corazón en la madera. Sencillez que rebosa el albaricoquero. Pero yo digo que salte el gozne. Puerta que se abre a éste que soy. 

El mejor castellano es el gallego de la mano perdida. Madre del castellano. 

ANDRÉS: No pienso mientras leo. 

LEO: A ver si. La que se comía los ratones. Antes de los 90s en los viajes de fin de curso. Diana, la comerratones. Tira de madre. Ay madre chica. Risas amplias. Dentadura desencajada. Cayó la espada. Cayeron dientes como palabras. 

Federico se va, pero él se queda. Es suyo, pero no te pases, no hace falta que fusilen al nuestro. Qué nombre tienen los niños sin bautizar. “Limbobabies”. 

ANA: Volver a París. Embarazo de soltera. Exilio a tu propio país. Ya asesinada le quedaba comer para sobrevivir. Croquetas de todos los desperdicios. Aquellos mismos en los que ahora solo pongo desgana. Los pies colgando de la butaca. Me ahogué en mi propio fracaso. Enfrente, tablas. La felicidad de nuestra propia dicha. 

Huele a pegamento. Si duele, STOP. Pero detenerse va contra naturaleza. Debería ponerme un poco de terciopelo rojo en la herida. Es bastante, ha llevado los dulces. Cuando comes tu cerebro te relaja, porque si comes todo debe ir bien. Je m’apelle Iñaki. A ver si os entra. En los libros pone que es de Bilbao. Vámonos, por favor. 

Mantente.



Andrés París
6 de junio de 2016

martes, 24 de mayo de 2016

29ª Jornada/IX año: Miércoles, 18 de mayo de 2016



...se solucionó acudiendo a la agencia 
de Mortadelo y Filemón

Parte de la tripulación está en cubierta sin parar de parlotear sobre drones y cables, como si estuviese tomando unas copas y aperitivos en una celebración de recién desposados, al tiempo que el ilustre y vetusto poeta Aureliano Cañadas, reparte algunos ejemplares de su último poemario “La Isla de la Nada” en el cual se describe, entre magníficos versos, el último viaje del hombre en las turbulentas aguas de la vida, del que entresaco el poema titulado “Subastas”:

Nunca participé en reñidas subastas
con dioses y demonios
con el fin de ofrecer a los mortales
paraísos, edenes,
inacabables vidas venturosas.
Nunca les envié
angelicales drones que anunciasen
mi llegada: son ellos
quienes llegan a mí
inexorablemente.
En mis brazos no añoran otros brazos.

A continuación, Aureliano tras pinchar con su daga un trozo de jamón e introducirlo en el refugio adecuado, tras un proceso de trituración diseñado a través de milenios de evolución, nos leyó un poema del que entresacamos los versos:

“Los últimos inviernos abría la ventana
¡Cómo se hacía esperar! Aprendía a descubrirla
por yemas abultadas, por los brotes ocultos
o el piar todavía desvalido de un pájaro
…”

Extraordinario Aureliano, como lo es el poema titulado “En que todo está medido”,
que termina con los versos:

“le fue dado saber
que alguien había medido,
inexorablemente,
su vida.”

Fenoy a su vez, extendiendo sobre la tapa de un barril unos legajos, nos mostró un magnífico poema de Fernández Retamar, en el que se rememora a Federico García Lorca, y que nuestro capitán, Javier, leyó magistralmente, con esa emoción que sabe dar a las palabra. A continuación Fenoy, nos leyó un poema- soneto titulado “Silencio que no muere”

“Cuando tienta la nueva luz, cumplido
y feliz se concibe en su trazado
Que siembra con poemas que prefiere
de su afín soledad. De osadías
que extras de su silencio que no muere.”

Únicamente advertirte que algunos versos no son endecasílabos, Fenoy.  

Seguidamente, el poeta Pablo Llorente repartirá un pequeño poemario titulado “La poesía”, del que nos leerá el poema “Contigo alborea la vida”, dedicado a la palabra como fuente  capaz de transportar los sentimientos que embridan al hombre. Así nos dirá:

“Contigo alborea la vida
cuando a mi espíritu estimulas
Amiga, que tu amor me  lleve”

Para terminar, con el verso:

“Siempre mi luz; tú, la palabra”

Estupendo ramillete de poemas adornados con buenos dibujos, terminando con los versos:

“escribir un poema es arrojarse
al vacío del folio en blanco
es lanzarse al río de las palabras”

Para acto seguido, lanzarse con avidez sobre el vaso de cerveza burbujeante que Rocío había depositado a modo de reclamo y así calmar la sed cosechada por su estancia de varias horas al timón, sin una gota de líquido que llevarse a los labios; y así cumplir el castigo impuesto por el capitán, cuando se negó barrer la cubierta. ¡Rayos y truenos!: así aprenderá la lección semejante bellaco, grabada por la Orden del Císter, y que me permito transcribir a los tiempos modernos: “escribe y labora, y no te escaquees”.

Por su parte León, nos lee el artículo, que ha publicado en la revista literaria Clio, en la que hace un resumen de su última publicación “Tras las huellas de Al Andalus", destacando la nostalgia de un pueblo arrancado de las tierras de sus ancestros por la codicia y la rapiña. ¿Por qué razón a los sefarditas se les concede el derecho a la nacionalidad española, y , sin embargo, a los moriscos no?
Magnífico libro de investigación de un pueblo sin patria, narrado con una prosa bella y llena de referencias mágicas en la Serranía de Ronda y de Marruecos, y en el que se describe, entre otras cosas,  la añoranza de los moriscos de Tánger por las antiguas tierras de sus antepasados.

Y tras arribar nuestro velero en las costas valencianas, parte de la tripulación salió despedida a estirar las piernas junto a los playeros que se quedaban admirados de estas gentes del mar que paseaban orgullosos con sus atuendos de corsarios que para dar más tono a su indumentaria cimbreaban por doquier las espadas contra el viento ante la admiración de los presentes, provocando el manteo jubiloso del alcalde valenciano por parte de un grupo de turistas alemanes que de esta forma mostraban su satisfacción por forma tan original de recibir a las huestes alemanas seguidas por la atenta mirada de la ex regidora Rita Barberá que miraba con devota envidia la escena, ya que consideraba que ella sí que se merecía un buen manteo de los honorables turistas.

Ya bien entrada la tarde, la tripulación fue regresando a la nave y mientras recordaban las diversas aventuras vividas por esos mundos de Dios, poblado por bañistas, irrumpió como un ciclón nuestro muy querido y arrojado corsario Ignacio Tamés García que manifestaba una extraña agitación como si estuviese poseído por un calambre, lo cual provocó la consiguiente preocupación en la tripulación,ya que por más que Rocío buscara en todos los pergaminos que tratan sobre todo género de posesiones, no encontraba ninguna que se manifestara de la forma tan extraña como la que zarandeaba a nuestro nunca suficientemente alabado Tamés, por lo que nos vimos abocados a llamar al arzobispo Cañizares, experto en este tipo de exorcismos. Pero nones, que nuestro compañero seguía centrado en sus convulsiones. Menos mal que el referido, tras algunos aspavientos, nos aclaró la fuente de sus convulsiones:
-¡Puaf, es que me he paseado por algunas huertas, por ver si robaba alguna lechuga. Y como la primavera ha sido muy lluviosa he cogido una alergia de no te menees. ¡Aaaaaa… chisss!, con lo cual, el atribulado Cañizares se fue con la maleta a otra parte, no sin proferir diferentes anatemas contra la tripulación.

Tras varios estornudos, Tamés nos leyó la última aventura-declaración del Profesor González Tocinillos, en la que con un gran sentido del humor narra partes del discurso de Navidad del ciudadano Borbón y Grecia, del que entresacamos esta joya:

“Los españoles nunca nos hemos rendido ante las dificultades, que han sido grandes, y siempre las hemos vencido”; pero el Profesor Tocinillos, en su primera comparecencia después de la jornada electoral de diciembre de 2015, contestaría: “ Los habitantes de la Iberia profunda no sólo se han rendido con frecuencia, sino que lo seguirán haciendo cuando la situación así lo requiera”. Genial.

A continuación, no sé si inspirado por las tareas bucodentales que le tenían absorto desde hace meses o por alguna otra razón misteriosa que le impulsa a la práctica del misticismo en el cuarto de aseo o por alguna otra razón que se escapa a mis entendederas ya sea  por la bajada de la Bolsa provocada por la huida de grandes fortunas a las islas de la piratería internacional o qué se yo, el caso es que  Carlos Tejado aprovechaba los ratos de ocio para abrillantar su bien provisto armamento dental, por lo que no es de extrañar que nos leyera el pequeño relato titulado “Cepillo de dientes S. L.” en el que se narra una historia de amor enternecedora: “música derramada por nuestros cuerpos” nos dirá; o más bien una noche de amor para de madrugada quedarse el protagonista solo, dejando el amante para el recuerdo los cepillos de dientes de ambos mirándose frente a frente, como único rescoldo del amor. Es curioso, con qué maestría Carlos da vida a los dos cepillos.
Al final, el protagonista arrojará a la calle el cepillo de su amante, quedando el suyo tan sólo como él.
Magnífico.

Rocío por su parte, tras ajustarse el pañuelo de corsaria victoriosa en más de cien batallas y consciente de las perdidas por valerosos corsarios en las profundas aguas de la injusticia, nos leyó el cuento titulado “Conejos en el muro de Berlín”.
Es la historia de una emigrante española en Berlín... Y cuando más embelesados estábamos, esperando que se desvelara el misterio que se ocultaba bajo el velo de los conejos, Rocío cortó en seco la lectura pues al parecer, según ella, el que esto escribe estaba distraído mirándola con el catalejo con la complicidad de toda la tripulación, incluido el capitán; “patente  y vulgar prueba de machismo”, espetó; y eso sí que no lo toleraba ella.

En fin, que el próximo día nos leería la continuación si demostrábamos el arrepentimiento colectivo apropiado tras haber cumplido la penitencia correspondiente: barrer tres veces la cubierta con un cepillo de raíces, de los que se usaban en el siglo veinte.

¡Qué deciros mis queridos amigos del distraído Federico!, que brincaba de dolor tras darse un martillazo en el pulgar cuando intentaba ajustar uno de los anillos de hierro de uno de los barriles después de leernos el poema titulado “Zamora o el milagro del foso”, del que entresacamos los versos:

Y si la sequía tumbase la nostalgia
 y si hiciera caerse el foso
recuerda que yo te hablaba,
amor mío.

Estupendo, Federico.

A continuación Iñaki Ferreras nos leyó el relato “Viajo y no encajo” tras intentar envainar su sable. Tarea harto difícil por el grado de oxidación que había sufrido la funda pues su dueño  la había dejado despeñarse en las inclemencias del tiempo tras abandonarla a su suerte sujeta a los formidables ataques del agua salobre.

Pura dejadez imperdonable en un pirata que se precie de serlo: la dignidad del corsario por los suelos.
Relato en los que nos describe las vicisitudes de un periodista de 50 años; vida azarosa en la que se queja a su jefe del estrés a que está sometido por tanto ir y venir de acá para allá, cosa que provoca una ácida discusión entre ambos; pero nuestro protagonista se aviene a los requerimientos del jefe; mas a pesar de todo, nuestro periodista es sustituido por una pelandrusca, rebajando a nuestro amigo a la categoría de mero colaborador; mas escribe una novela que recibe el premio Planeta, con lo que triunfa en las Letras. Pasado el tiempo, se pasará por la redacción y, ante su sorpresa, observará que la han cambiado por un puticlub.

Los presentes le apuntan algunas acotaciones para que el relato consiga la uniformidad y fuerza necesaria; que enganche al lector, amén de cambiar el título del mismo.

Ana, por su parte, que se había identificado con Rocío en lo del machismo y demás, tras mirarnos de forma aviesa, y sin cesar en reproches sobre nuestra mentalidad trasnochada, en un acto de condescendencia nos leyó un poema escrito en gallego pero que tradujo al castellano que lleva por título “Ellos”, y que con su permiso pasamos a estas páginas:

Yo volví con sentido
para poner cara 
Zeus, a Heros o Afrodita.
También a Prometeo
Jugando con fuego.
Sólo quería estar allí,
entre ellos, mis hermanos divertidos
y lejos, lejos del tiempo y de la vida.
Estaba más viva
por sus historias virtuales
que por las mías
sin nadie ya que le hagan caso,
tontas.

Ya no valían.
La soledad de un  sólo día
era mi soledad.

Poema  muy bueno y sencillo. Ana, siempre es un motivo de gozo escuchar tus poemas, o tus pequeñas historias llenas de las alegrías o tragedias del mundo que nos rodea. Gracias por todo.

Alberto que  tenía que declarar como testigo ante el juez por diversos delitos relacionados con la corrupción en las Comunidades de Valenciana, Madrid, Cataluña y otras, había sido encerrado y amordazado en un zulo de la Sierra de Guadarrama, según dicen las malas lenguas, por orden de los dirigentes de las tramas  Gürtel, Púnica, A Trincar lo que Podamos y Que se Joda el que no Pueda; mas pudimos rescatarle, por mediación de uno de nuestros piratas que estaba de vacaciones por aquellos lares.
Pero Alberto, por más que le insistimos fue incapaz de decir ni pío. Era tal su estrés por rapto que parecía estar sometido a un colapso gravitacional cuyo centro estaba situado en el punto de simetría de su cuerpo, lo que le empequeñecía por momentos. No insistimos pues y le dejamos a su suerte, a merced de sus jadeos, esperando que el sueño le liberara de semejante presión.

El que esto escribe, por su parte, por si acaso los presentes no llegaban al verano, nunca se sabe, leyó el poema titulado “Agosto”, del que entresaco estos versos:

Sentado en esta pequeña silla sin apenas
historias registradas
en los grandes archivos del futuro
estoy sentado.
Y con los ojos plagados de caminos.
al percibir… su antigua historia de álamos
o simple campo frágil de trigo recordando el Atlántico.”

De repente, un enorme ruido de mesnadas, encabezadas por Rato, el Bigotes, los Pujoles y otros irrumpía en las arenas en dirección a nuestra embarcación cargados de banderas patrióticas en busca de Alberto y demás tropa harapienta, lo que nos provocó una confusión repentina que se solucionó acudiendo a la agencia de Mortadelo y Filemón, consiguiendo de esta forma, vestirnos  de honorables sinvergüenzas. cosa que nos permitió un perfecto camuflaje, unido a la conversión de nuestro navío en una embarcación vestida de crucero.

Todas estas maravillas y otros encantamientos difíciles de explicar, ocurrieron el 18 de mayo de 2016, y para que así coste:

firma el presente documento, con una pluma de ave, y con el pulgar impregnado de tinta:


 el nunca alabado corsario:

Juan Manuel Criado Manzano
24 de mayo de 2016






jueves, 19 de mayo de 2016

28ª Jornada/IX año: Miércoles, 11 de mayo de 2016


Excavación arqueológica


Igual que un arqueólogo he descubierto muchos tesoros egipcios, sumerios, griegos y romanos pero en mi búsqueda de verdades ígneas he podido hallar en un recóndito lugar de Literatura sorprendente y brillante, algo insólito.

Yo limpio reliquias y desempolvo los tesoros dignos de Tutankhamon. Entre mis hallazgos estaba Pablo Llorente con un poema “Por mi bien” con sus características expresiones: “Lechuzas vigías”, ”Bien, le invito por mi bien”, es irónico y guasón este poema y su poeta, con otro titulo: ”El pasar del tiempo”: ”El tiempo pasa silencioso”, ”Pido una sonrisa, un libro y la música de los astros”.

Encuentro a mi paso más tesoros, más joyas y esta fue con la que tropecé: Omega, ”Las trece rosas” homenaje a unas mujeres valientes, y el ensayo “Humanos”, díscola idea y de ignota forma.

Y voy de encuentro en encuentro e Isabel me muestra su sapiencia e interés por Enrique VIII y sus seis esposas, más un ensayo ”Ensayos de estética” de Mario Soria en que pone de ejemplo a Isabel y Amelia como poetas insignes y sus poemas.

Fenoy, otro tesoro extraño con poesías de retiros lejanos y como Fray Luis de León, entre sus versos “Dejado atrás su olvido”,”Abanico ventable”, ”Clamoreo en cuerpo vivo”.

Alberto con premios y sin relatos es una reliquia por descubrir.

En su centro, como un viajero envuelto en ambiente arábigo, estaba Javier con poemas de Begoña Montes, título “Hormigas”, con sus tres poemas:

“cuerpo de metal,
cuerpos que arrestan divididos,
solo te escuchan las hormigas”

“¿Que quisiste decir? 
Cuando no dijiste nada”

“La muerte sueña 
con el hombre perfecto”.

Y con el tesoro del Corán engendrado en plata, León nos trae los moriscos y “su poema misterioso” ”Pecho con la vela hinchada”,”Vigilando mi espalda y óxido y miel”.

Sigo con Aureliano, vuela con “La isla de la nada” un reclamo para mis ojos, y con sus tres poemas perdidos sobre temas circenses y otro sobre universos.

“Petruccio saltimbanqui”, ”Honor y gloria” y “No sé cuando” frases bailarinas a la par que saltarinas.
“Mañana durmamos en un establo”, ”Sin honor y gloria quienes caeremos por el suelo patrio caigamos por el fatal alambre”. Otro poema “Gravedad” ”En esa hora abriga más que un vaso de vino”.

Ignacio trae política destilada de sorna y habilidad demosteniana con su Fructuoso del Campo, “Seguridad”: “Como vivo poco tiempo por lo menos sabrían que no llegaría a cumplir mi mandato en su integridad y no tendría tiempo para corromperme. Además conmigo entierran a su presidente”, ”Insisto en que esta silla me la regalo un simpatizante”.

David nos muestra las pasas de Corintio con los relatos silenciados, Ana se marcha.

En bello adorno y con orfebrería artesanal José Maria me obsequia con sus poemas.

“Fascista, anti-fascista” con fina ironía.
“La masa es culpable”,”La mente decadente”,”Preferimos ser lobos a borregos”, "Noble impulso de juventud”. Con un poema místico, ”El lienzo de Job”, con versos de tonalidades lúgubres y audaces ”Los hombres son sueños de Dios”, ”En las conquista frágiles”, ”De un triángulo mudo sin ojos”, ”No voy hablarte como los dioses con sagrada imperfección”.

En Ana Nieto hallo una prosa poética con fondos muy empáticos a la par que filosóficos. ”Donde estoy para llegar a mí”, ”No aprendemos de los horrores”, ”Me pierdo en mis bosques”. Entre otro poema “No me cabe”: ”Negra por dentro, respiro como un Guernica”, ”Me siento a meditar”, ”Ayudar, ayudar de alguna manera”.

Y a me adentro más. Carlos me muestra un poema de Julieta Valero”Sofisticado que recuerda reducciones de la alta cocina”, ”La excedencia de recitales”, ”Somatizamos flores”.

Estuve con estos orfebres de imágenes y al estar entre joyas, reliquias antiquísimas, tesoros egipcios, estatuas romanas... dejaron impreso en su antología “Cuaderno de bitácora” de Rascaman, todas las mejores galas y ornato. Todo terminó y los papiros expiraron. Como Howard Carter he encontrado tesoros de incalculable valor y me marcho dejando en el museo de mi memoria poemas que quedaran cincelados en la historia o tal vez sólo una expresión humana y digna de ser escuchada.



Omega Escribano
19 de mayo de 2016




martes, 3 de mayo de 2016

26ª Jornada/IX año: Miércoles, 27 de abril de 2016


SORTEO EXTRAORDINARIO DEL 27 DE ABRIL DE 2016
a modo de Bitácora

La tertuliana Rocío Díaz Gómez perteneciente a la Tertulia Rascamán (en adelante, el "Organizador") es la organizadora del presente Sorteo, cuyas bases y condiciones (en adelante, las "Bases") se detallan a continuación.

1. El presente Concurso tendrá vigencia, única y exclusivamente, el día 27 de abril de 2016, miércoles, desde las 18 horas hasta las 21 horas, momento en el cual se realizará el Sorteo, según se define más adelante.

2. El premiazo del presente Sorteo es tener el honor y el orgullo de escribir una inolvidable Bitácora del día de autos, valorada en billones de parabienes y palmaditas en la espalda que harán levitar de pura felicidad al ganador durante semestres. Eso aseguraría a dicho ganador ser poseedor del título de cronista oficial de todo cuanto aconteció dicho 27 de abril. Al escritor o escritora se le regala, además, una batería de personajes de “hacernos inolvidables”, unos conflictos de ensueño, y hasta la resolución paradisíaca con vistas al mar de esos mismos conflictos. Todo ello en un cómodo y utilitario “pack”, envuelto ya en papel de regalo con una tarjetita que lleva su nombre y dos apellidos por la que se le otorga, de forma automáticael título de “Bitacorero más grande del Reino de Rascamán

¿Qué más puede pedir el ganador de este Sorteo¡Pues hay más! ¡Mucho más! Porque también se le regala la participación en un foto call muy especial con el insigne Cervantes sonriente (enseñando sus seis dientes descolocados) y a cara descubierta (se recuerda que nadie sabe exactamente cómo es el rostro del célebre escritor). No se conoce a nadie que haya tenido con anterioridad a este Sorteo semejante honor. ¡Este premio Señores míos es lo más y mejor del mundo entero y parte del extranjero!

3. Pueden participar en el presente Concurso (en adelante, los "Participantes") todas aquellas personas mayores de 18 años, con estancia en el territorio de la República  tertuliana de Rascamán, que sean seguidores de la poesía o de la narración, y que asistan en el día y hora calendados, al salón literario de la Gran Cafetería Santander. La asistencia es condición indispensable para poder participar en el SorteoEn adelante se demostrará que los Participantes asistentes serán: El Sr. Fenoy, D. León Cano, Doña Isabel Morión, Doña Rocío Díaz (que de forma aleatoria fue elegida coordinadora del sorteo en el día de autos), D. Iñaki Ferreras, D. David Lerma, D. Pablo Llorente, D. Ignacio Tamés y Doña Ana Gonz

4. Se realizará el Sorteo ante la “anotaría” de sus propios textos, a saber: 

- 4.1. Por parte del Sr. León Cano dos poemas titulados: “Cine Doré” y “Conjuro”. 

- 4.2. Por parte del Sr. Fenoy los dos últimos poemas de su poemario del año 2009 más una caminata por la circular Peñalara y unos tiznajos sin “z”, marca de la casa.

-4.3. Por parte de doña Isabel Morión, una carta publicada con título “La tumba de agua” y un poema que lleva por título “Qué solos se quedarán”. 

4.4. Por parte de doña Rocío Díaz Gómez un relato titulado “Adefesio” más el recordatorio de una semblanza de Cervantes.

4.5. Por parte de don David Lerma su escucha atenta y su adhesión al grupo de “La ciclotimia del que escribe”.

4.6. Por parte de Iñaki Ferreras un monólogo titulado “Soy mona con la mona” con tintes tragicómicos y un vaso de guiski a palo seco.

4.7 Por parte de Pablo Llorente un poema titulado “Aire loco”, una idealización de una chica, que lleva aparejada una conversación sobre el sexo femenino que ameniza la tertulia.

4.8. Por parte de Ignacio Tamés, una nueva e hilarante aventura del Doctor González Tocinillos y la llama olímpica.

4.9 Y por último, y por parte de doña Ana Gonz., un microrrelato titulado “Puntos” que arranca brillantemente con unas bolitas de pan.

5. El ganador no podrá exigir el cambio del Premio por otro, ni por su valor en dinero en efectivo, ni por un bien o servicio distinto de los indicados como Premio, de modo que el Premio no será negociable, ni transferible. Aunque… ¿Quién osaría querer cambiar el Premiazo ya detallado? El plazo para retirar el Premio adjudicado es de 3 minutos a partir de las 21 horas del día 27 de abril de 2016. 

7. Los potenciales ganadores del Concurso serán notificados por el Organizador vía “viva voz” el mismo día de la realización del Sorteo. En caso de que el Organizador no pueda contactar con los potenciales ganadores, el Premio quedará en poder del Organizador.

6. Así mismo, si el ganador no retirara el Premio dentro del plazo indicado precedentemente, dicho Premio quedará en poder del Organizador, perdiendo los ganadores todo derecho sobre el mismo. 

8. Y además, si los potenciales ganadores del Concurso, ante la mera mención de la posibilidad que tienen de ganar el flamante premiazo de esta Bitácora valorada en billones de parabienes (que nadie olvide además el plus del foto call con Cervantes), comienzan a coro a entonar silbidos despistados que parecen decir sin palabras “esto no va conmigo”, “yo estoy muy ocupado”, o un definitivo: ¡¿Pero qué me estás contando Perla?!”, a modo de banda sonora a tan importante momento, el Premio también quedará en poder del Organizador.

9. El Organizador, o sea la anteriormente nombrada tertuliana Rocío Díaz Gómez, perteneciente a la Tertulia Rascamán, o sea yo, dado que sin haberse celebrado el Sorteo dispone de tantas papeletas para erigirse como ganadora del Sorteo, directamente se encomienda a la Virgen de Montserrat, dado que el calendario señala 27 de abril de 2016, con pleno conocimiento de estas bases, se responsabiliza exclusivamente de esta Bitácora que ha quedado ya en su poder por arte de Birlibirloque.

10. Y mientras el Organizador del Sorteo, o sea la anteriormente nombrada tertuliana Rocío Díaz Gómez perteneciente a la Tertulia Rascamán, o sea yo misma, comienza a escribir la presente Bitácora, divaga entre ensoñaciones varias, dilucidando qué contestaría ante la consabida pregunta de a quién me llevaría a una isla desierta, si a Murphy o a Birlibirloque, tal es la afinidad que parece tener con cualquiera de los dos caballeros.

11. Estas bases podrán consultarse de forma gratuita en el sitio de El Cuaderno de Bitácora, del Reino de Rascamán, a partir del día siguiente a la publicación del Sorteo. 


Rocío Díaz Gómez
28 de abril de 2016