Páginas

domingo, 15 de enero de 2017

13ª Jornada/X año: Miércoles, 11 de enero de 2017


La gripe y la vuelta al cole de la Tertulia

Retomamos la Tertulia después de las vacaciones navideñas.
Hoy han avisado algunos rascamanes que bien por la gripe o por otros compromisos no podrán estar en esta primera Tertulia de 2017.

Aun así, esta Tertulia tiene de maravilla que cada miércoles es distinta, por la gente que la compone que aporta su granito particular cuando viene y le da un brillo distinto cada semana. Cada Tertulia es distinta siempre a las demás.

Hoy ha ocurrido y el año nuevo nos ha traído el regreso de María Juristo, de Marisol y de Primitivo, a quienes hacía semanas que no veíamos. Nos ha alegrado vernos.

La "comisión permanente" de la Tertulia somos hoy, digo. Pero no hemos sido tan pocos, pues a los tres anteriores y al que esto escribe, se han sumado Aureliano, Juan Manuel, David, León y Ana Gonz. Nueve rascamanes para empezar el año.

La semana próxima seremos ya casi el "pleno del Congreso".

Cuando somos menos, la conversación se sucede con más facilidad y hablamos más. Hablamos de la Navidad, de las vacaciones, de la crisis económica y de valores, de la falta de solidaridad... De qué ha sucedido para que nadie se queje mientras nos han reducido los derechos, el sueldo, las ganas de reivindicar...

Es una situación global, no sólo está ocurriendo en España. Marisol nos cuenta que acaba de regresar de Berlín. Les tuvieron 20 minutos en las pistas esperando para subir al avión a -7ºC y nadie se quejó. Sólo ella se quejó y se dirigió al personal de Iberia Express para pedirle explicaciones. Había gente en el grupo que incluso la miraron mal por quejarse. El personal de Iberia le informó que pagan por minutos el uso del mostrador de embarque y que para no seguir pagando los sacaron a la pista. 20 minutos a 7 grados bajo cero.

Es un ejemplo de lo que sucede...

Muchos de esos viajeros agarrarían una buena gripe, seguro.

Aure que ha llegado el primero nos lee el poema "Vivir, sobrevivir". "Es un poema de los 80", dice, refiriéndose a su propia edad... 

Vivir, sobrevivir
ni un día más
de lo que sea necesario...

Luego nos regala un segundo poema de la serie del circo que está escribiendo: "La mujer bala".

Le corregimos un par de versos en este poema y en el anterior Juan Manuel le sugiere suprimir un verso y lo cierto es que funciona mucho mejor el poema.

"No me atrevo a corregir al maestro" dice Primitivo. Y Aure, generoso, le responde que siempre somos aprendices, siempre tenemos algo que aprender.

María Juristo, alegre de regresar a la Tertulia después de un tiempo, nos avisa de que debe marcharse un poco antes pero es su turno ahora y hay tiempo de disfrutar escuchándola leer la continuación de un relato largo que comenzó en una Tertulia anterior: "El niño que perdió su nombre". Pertenece a su libro "Trilogía de cuentos oníricos".

Retoma la lectura a partir del párrafo: "Milord, aquí no estaba mi nombre, ¿verdad?" 

Detiene la lectura justo cuando el niño se marcha del pueblo, "lo terminaré de leer en la próxima Tertulia".

Nos confiesa que el pueblo que aparece en el relato se lo inspiró el que sale en la película "Brigadoon", donde se cuenta la historia de un pueblo que aparece cada cierto tiempo y que cuando lo hace está en fiestas. 

Juan Manuel y Marisol no traen nada para leer. Pero Marisol nos cuenta que le han hackeado su correo de gmail y ha perdido su nube. La cosa suena poética si no fuera porque ahora, mientras no lo resuelva, no puede acceder a sus relatos.

Es mi turno. Rescato un poema de hace cinco años titulado "Berlín, octubre, 2011". Lo he elegido porque Marisol, como decía, acaba de regresar de esa ciudad y esperaba la nieve. La nieve que también esperaba en el poema y llega en el verso final.

Les ha gustado.

Leo también el poema "Tiempo", que he publicado en mi blog para cerrar 2016. Es mucho mejor el anterior. Debo darle una vuelta a éste, tienen razón en que debo trabajarlo más.

Aure y Juan Manuel se marchan a la tertulia del Círculo.

Primitivo toma la palabra. Ana Gonz y él no se conocían, no habían coincidido en ninguna Tertulia. Ambos tienen mucho en común... terminan hablando de Galicia. Lee Primitivo "Fraternidad polifónica":

¿Qué música podrá sanar
de espanto la inocencia?

Lee otro poema, "Alquimia" con un comienzo muy bueno:

Para que algunos átomos sin forma
se truequen en diamante...

Y le animamos a leer un tercero, "Sin perdón", un poema que habla de la pederastia: "No me pidan que me incline a la clemencia"... Le decimos que es muy complicado tratar este tema en un poema si no es con rabia, demoledor.

David no ha traído nada pero nos cuenta que sigue escribiendo su novela nueva. Nos recomienda una película canadiense "La llegada", le ha gustado mucho. Ana Gonz nos recomienda otra: El ciudadano ilustre".
David sigue el capítulo de recomendaciones con uno de los primeros libros de Javier Marías, "Corazón tan blanco", que le ha intrigado página tras página.

Marisol recomienda "Patria" de Fernando Aramburu. Yo también lo estoy leyendo ahora y me está gustando mucho. 

Sale en la conversación Eduardo Galeano y el texto "Los nadies". Lo localizo en Internet y leo el texto. Qué final:

"Los nadies,
que cuestan menos
que la bala que los mata."

Y, ojo, aviso a navegantes: David Lerma presenta su novela "Tiempo de Orquídeas" en Libertad 8, el próximo lunes 23 de enero a las 19.00 horas. No podemos perdérnoslo.

Turno de León. Nos cuenta cómo fue su presentación en Albacete de su libro "Tras las huellas de Al Andalus" en diciembre y que tiene un proyecto para retomar la escritura de cuentos de terror después de 30 años. Hizo en esa época una serie de cuentos que se publicaron y tuvieron mucho éxito, especialmente en Latinoamérica. De Chile es de donde le han pedido el cuento. Tiene ya una idea para escribirlo. El próximo miércoles, nos avisa, traerá un cuento de terror de entonces que le gusta especialmente. Estaremos bien atentos. 

Cierra Tertulia Ana Gonz que trae un poema de su serie de verbos en pretérito indefinido. "Poemas indefinidos" le sugiere León como título a la serie...
Se titula éste, "Volviste" y comienza:

"Y los camellos llevaban
oro en sus cuellos..."

Levantamos acta de la sesión de la "Comisión Permanente" de la Tertulia de hoy. Nueve rascamanes, lo hemos comprobado de nuevo, dan mucho de sí.


Javier Diaz Gil
15 de enero de 2017


miércoles, 28 de diciembre de 2016

12ª Jornada/X año: Miércoles, 21 de diciembre de 2016


Última tertulia de 2016 y cena navideña... 

Me dijeron que iban a ser once y luego me dicen que no, que serán nueve. Pero me tienen hecho un lío porque la lista de los comensales no coincide con los que ahora están en la Tertulia. A ver si me van a dejar colgada la cena navideña que he pereprado con esmero. Estos son capaces de borrarse y de no quedarse ninguno. Los escritores son gente de poco fiar, si lo sabré yo. Están en su mundo, las musas y esas cosas son lo que les preocupa. Y de lo práctico, ¿qué? ¿Quién se ocupa? Un servidor.

Bastante tengo yo con ocuparme de la cocina del Santander como para estar también pendiente de los rascamanes, que se llaman así, la Tertulia "Rascamán",
El caso es que son majos, ya llevan aquí un tiempo. Esta de esta noche será su tercera cena navideña con nosotros.

Pero dijeron que iban a ser once y aquí no aparece nadie.

Bueno, está el coordinador de la Tertulia, Javier y está Rocío y Fenoy, -el que dicen que escribe en fenoyés... - y Marisol y Cinta...

¿Ves? Cinco, cinco están y no once... o nueve, me ha dicho Javier que serán.

Les oigo hablar desde la cocina, de la cena que celebrarán después y de que va haber regalo de amigo invisible... Bueno, al menos, cena parece que habrá. Son majos estos poetas, a mí me caen bien, pero no hay que fiarse.

Mira, parece que van llegando algunos más. Juan Antonio, Andrés París que viene acompañado de una chica nueva, Marina Casado, dicen que se llama, y Vicente y Ana Gonz y Miguel Paico.

Pero cuento once y me dijeron que cenar, cenar serían nueve. Bueno tranquilo, Fermín, que la cena tiene pinta de celebrarse.

Empiezan con su Tertulia. Javier pone orden y les dice que hay que aprovechar el tiempo que a las ocho y media deben terminar para que monten la mesa para la cena. Yo me meto a la cocina y con la puerta abierta no pierdo onda mientras organizo los primeros y los segundos.

"Estoy preparando un cuaderno de haikus", dice Fenoy, "con cuatro temas". Los haikus son esos poemas breves japoneses que les he oído más veces. La poesía y la cocina tienen que ver mucho, yo creo. Hay que dejar al lector y al comensal emocionado.

"He traído al camarada Espronceda", le oigo claramente. "Camarada le digo porque era un hombre libre". 

Espronceda, el de la Canción del Pirata, jeje: "Con diez cañones por banda...". Pues no lo habré recitado veces ese poema. En el colegio nos lo hacían aprender de memoria.

Pero no es ese poema el que trae Fenoy, es uno que habla de la celebración. En la libreta de la comanda anoto algunos versos:

"Y al aire en confuso rumor me levantan,
furiosos que cantan al Chipre y Jerez"

El poema empieza así:

"Las voces y las rosas,
el juego y las botellas..."

Vienen con ganas de divertirse, me alegro, oye... Fermín, ya verás como al final no te defraudan.

Me pongo a preparar la menestra mientras Rocío lee el relato que le han premiado en Rivas. Una carta de amor. Apunto el título: "Bajo la bonanza del anticiclón". Le oigo a Javier decir que todo el cuento es alegórico y que ha utilizado los términos de la meteorología para contar la historia de amor.

Desde que están los rascamanes aquí estoy aprendiendo un montón, que si los haikus, que si las alegorías, que si los narradores, que si el fenoyés...

Aparto la menestra y voy sacando el caldo gallego, la crema de marisco y el consomé. La ensalada mixta para que el que la quiera, se monta sobre la marcha.

Ya tengo los primeros. Eres un as, Fermín.

Marisol cuenta que ha enviado su bitácora pendiente antes de ir a la Tertulia. 

Yo me las leo. Confieso que me tienen enganchado. Cuando no puedo tener la puerta de la cocina abierta y escucharles esa tarde, leo su blog y me entero de lo que han hablado.

Pues Marisol trae un relato que ha escrito sobre sus nietos, una especie de perfil, dice ella. Una crónica de su infancia, del tiempo que pasan con ella. Lleva haciéndolo desde que tenían 6 y 3 años. Qué envidia me da. Cuando mis hijos me den nietos pienso hacer lo mismo. La mayor ya tiene novio, ésta cualquier día me hace abuelo...

"Infancia y juegos es lo mismo", dice en su escrito. Qué razón tiene.

Mira, Javier le aconseja que lo ponga en segunda persona para darle más tono literario y que añada elementos físicos y de localización. Yo asiento con la cabeza, mientras extiendo para que pierdan el frío de la cámara las rodajas de emperador en un lado de la encimera y al otro los entrecot y los escalopines de pollo.

Alguno querrá huevos rotos, pero eso, como la ensalada, se trarda un plís en tenerlo.

Lee Javier dos poemas. Uno que ha escrito a partir de un poema de José Hierro... Qué buen poeta y qué buena persona era Pepe Hierro. Alguna vez le di de cenar a ese hombre y venía acompañado de otros poetas. Que el Santander ya fue antes también sitio de tertulia. Que no se crean los rascamanes que han inventado la rueda...

Lo ha titulado "Inmóvil". Oye, que me ha emocionado... Habla de la guerra y sus víctimas. De Alepo también... Pobre gente, teniéndose que marchar de su país por culpa de la guerra. Parece que no tuviéramos memoria... Con todos los que tuvieron que salir de España cuando la guerra... Madre mía...

Le piden que vuelva a leer el poema de la "Gachas manchegas". Muy emotivo también... "Los dos poemas son encargos", dice Javier.

Repaso la lista de postres para confirmnar que tenemos de todo: Tartas de Queso, Chocolate o Manzana, Flan de huevo, Natillas o Arroz con Leche, Leche frita, Roscón de Reyes, Helado de Turrón...

Tienen mucho éxito, ¡son caseros!

Cinta ha traído dos poemas antiguos, le escucho decir, que ha corregido: "Paracaídas" que habla de los brazos de los que te quieren. Y otro sobre la luz como transformación. Apunto el título... la comanda parece de todo menos una comanda: "La luz que me cincela". Hermosos poemas.

Se están poniendo románticos estos chicos... Líricos, dicen ellos. Juan Antonio lee "Fuego robado", un poema corregido también que es de hace tres años. Se lo pide Andrés para leerlo él en voz alta. Lo entiendo ahora mucho mejor. También hace lo mismo con otro poema titulado "El jardín de las Delicias" dedicado a El Bosco

Bonita exposición la de El Bosco. Me escapé una tarde a verla. El Prado queda cerca del Santander. Un paseíto de ná.

Fermín, que te despistas con las musas tú también. Voy a bajar el fuego para que el aceite no se arrebate y hago unas patatitas...

Andrés lee de su cuaderno un poema nuevo titulado "¿Qué no es tarde?". Mucha fuerza tiene el chaval, buenas imágenes... Le corrigen un par de cosas y el poema queda impecable. Ya voy teniendo yo criterio para opinar. Cualquier día me animo y le digo a Javier que me siento con ellos en la Tertulia... Pero alguien tendrá que cocinar...

Interviene Vicente. Pone su punto de vista de filólogo y dice que el poeta tiene que tener tres cosas, -las apunto-: lenguaje, música y baile-danza.

Tres cosas, como en un buén menú: primero, segundo y postre.

La amiga de Andrés promete que va a seguir viniendo a la Tertulia. Yo me alegro porque ha leído dos poemas estupendos: "Después del incendio" y "El amor". Marina va a dar, como los toreros, muchas tardes memorables a esta Tertulia, si lo sabré yo.

Miro el reloj y les queda poco, ya vamos a tener que empezar a prepararles la mesa.

Ana Gonz (que sé yo que se llama Ana González pero que les gusta llamarla así y a ella también le gusta que s elo llamen) lee un poema en gallego. Se titula "Neboa", "Niebla" en castellano. Miro el caldo gallego que tengo en el fuego y escucho el paisaje que cuenta en sus versos.

Ya parece que terminan, no puedo evitar asomar la cabeza por la puerta entornada y es Miguel Paico quien cierra las lecturas de hoy con el poema "Excusas", el que quedó finalista en el premio  Poeta de Cabra. Atrapo en la comanda algunos versos:

"Se morían los días azules"
"Ha dejado de escribir"

He tomado muchas notas.
Lo tengo decidido. voy a escribir la bitácora de hoy. Se la enviaré a Javier a ver si le gusta y la publica en el Cuaderno de Bitácora. 
Fermín, al final cocinero y poeta vas a ser.

Ya suben a tomarse un apertitivo mientras preparamos la mesa. Veo a Celia que llega para cenar. En una bolsa han guardado los regalos de amigo invisible. Espero que con el menú que he preparado disfruten de la cena navideña. Son nueve finalmente, no me habían engañado. Estos poetas qué majos son.


Javier Díaz Gil
28 de diciembre de 2016

lunes, 19 de diciembre de 2016

11ª Jornada/X año: Miércoles, 14 de diciembre de 2016


Paso a informarte de lo que ocurrió...


Hace unos minutos que he hablado contigo y paso a informarte de lo que ocurrió el 14 pasado en la Tertulia, desde las seis a las ocho y veinte que abandonamos la Santander.

Empezamos pocos. Juan Manuel, Paco Fenoy, Juan Larios, José León, yo, y poco a poco, fueron llegando Amelia, Teresa Muñoz y Ana Gonz.

Se inicia con un comentario sobre las diferentes canciones españolas, sobre todo las más famosas "Ojos Verdes", "El Tatuaje", "Nochebuena en Nueva York", "La bien pagá" y estamos todos de acuerdo que su éxito además de por los intérpretes como Miguel de Molina o la Concha Piquer, estribaba en que sus letras, tan breves, podían encerrar una verdadera historia que, generalmente, tenía tintes trágicos. Y no estaría mal, según comentamos algunos que se trajesen a colación en la Tertulia algún día como modelos poéticos o narraciones.

Como es el primero, Juan Manuel recita "El pordiosero", que se aparta por completo de su temática habitual y que es el retrato de un vagabundo, quizá inspirado por alguien que ha conocido, un hombre que tuvo de todo, profesión, dinero, familia y éxito, pero que después de vivir en la calle, considera que su mejor propiedad son las llaves de su piso de acogida. Y su tintineo es para él como el compás de su propio corazón.

Paco Fenoy nos deleita con cinco haikus eróticos que son un regalo para Ana Gonz. Casi todos estamos de acuerdo que aunque el conjunto responde a las últimas tendencias fenoyesas, el tercero de ellos debería ser más claro, pero eso no impide que la destinataria del regalo lo reciba, cuando llega, con verdadera ilusión.

Me toca y leo "Un collar de perlas grises", un relato de ciencia ficción en el que tendré que realizar ciertas correcciones, y que enviaré una vez hechas, por este medio, para que todos los que asistieron puedan leerlo.

José León comunica que hay una presentación de su libro último en Albacete y que por lo mismo no podrá asistir a nuestra cena de Navidad, y propone celebrar la cena en Albacete...

Lee su poema "Villancico cannábico" en el que todos los personajes del Belén retoman su entrada en la gloria de la María, y sería bueno que lo volviera a leer pasadas las fiestas, como recordatorio de lo que puedo haber sido y no fue. Verdaderamente divertido. Recomienda la película "Irina Palmer".

Teresa Muñoz, que dedica a la boca un poema, una boca que no quiere pronunciar determinadas palabras: tedio, esperanza, pesar sentido y destino, y las convierte, pronunciadas con las sílaba en rebelión, en las claves de un discurso del desamor. Una poesía con todo el aura de la nueva poesía, deslumbrante y metafísica.

Y finalmente, nuestra querida Ana, escribe un poema en gallego que nos remonta a los más antiguos villancicos, en cuya escenografía se va pasando de los animales del Belén: ovejas, vacas, como un círculo naif, al nivel de las descripciones de los humanos que pertenecen también a ese universo que se repite todas las navidades, bañadas siempre por los recuerdos, inevitables, en cada uno, de nuestra infancia. Del gallego cantarín al recio castellano, Ana nos deleita con una mirada íntima, seguramente también a sus recuerdos mejor guardados.

Y ahí queda el resumen de las tertulia, con las correcciones de Amelia que ocupó con su fuerza de costumbre el sitio de Javier y dirigió la tertulia desde el momento que llegó hasta que se fue... aunque nos privó de alguno de los trabajos en los que anda metida...


Cinta Rosa Guil Redondo
19 de diciembre de 2016

domingo, 18 de diciembre de 2016

10ª Jornada/X año: Miércoles, 7 de diciembre de 2016



Tertulia de un miércoles entre festivos


Es miércoles, 7 de diciembre. Un miércoles extraño, encerrado entre dos festivos, entre el día de la Constitución y el de la Inmaculada. Pero, siendo como somos los rascamanes, pregunté si había tertulianos disponibles para reunirnos hoy. Y sí, los había.

Así que convocamos la Tertulia y nos reunimos Paco Fenoy, Leticia Cabeza, Cinta Rosa Guil, Javier Díaz Gil, Aureliano Cañadas, Isa Morión, Alma Pagés, Iñaki Ferreras y María Jesús Briones.

Me encargo de hacer la bitácora.

Estas tertulias en las que somos menos gente suelen ser muy fructíferas: da tiempo a leer, a conversar, a debatir...

La conversación empieza girando en torno a la Filosofía. Fenoy y Leticia han leído mucha filosofía y casi todo lo de Nietzsche. Ambos recomiendan dos libros, "son fáciles", nos dicen:

"Sobre Verdad y Mentira en sentido extramoral" y "Ecce homo".

Del primero me envía una versión Leticia que distribuyo por correo a todos los rascamanes.

Comienza Leticia leyendo un relato, que es casi un poema, "A pie de carne". El deseo y la palabra,

Hablamos de dónde nace la escritura. Cinta confiesa que son cuatro los motivos de la suya: lo estético, el sexo -como contacto físico-, los sentimientos y lo misterioso,

Paco Fenoy trae sus haikus eróticos. Nos dice que los que escribió sobre la zambra se los regaló a Omega "y los entendió perfectamente". "La juventud preparada, Paco", le digo yo. Recojo uno de los que leyó.

Henchido en flor 
el pájaro enrojece,
nublado sube.

Le sugiero cambiar el segundo verso por este otro: "la piel enrojece".

Qué difícil es hacer poesía erótica. Cae Fenoy en algún haiku en lo evidente. De lo erótico a lo porno y evidente hay una frontera muy clara. Alma se lo indica y le pedimos que rebaje el nivel de temperatura de esos haikus y busque un campo semántico que le sirva para expresar el erotismo.

Lee ahora Cinta un cuento que ha escrito tomando como referencia la película de "Memorias de África". Su relato se titula "Scherezade en África". 

Falta un final a su historia. Le decimos que debe añadir algo sobre cómo le ha impactado al narrador todo lo que cuenta sobre el personaje protagonista.

Lee un segundo relato "El corazón de la muralla",  casi parece un juego de ordenador.

Mi turno, leo dos poemas: "Resurrección", que publiqué en mi blog para empezar diciembre y, "Gachas manchegas", un poema de encargo sobre un plato que me pidieron para publicarlo en Valencia. Me dicen que este segundo lo he hecho mío, que no parece un encargo. Buena señal.

Aureliano y Alma leerán el martes 13 en la sesión de la Tertulia Montesinos junto con unos cuantos poetas más, el tema común para todos es "Poesía y suerte".

Es ahora Aure quien lee su poema "Merecería", sigue su temática de circo y éste habla de los que hacen juegos malabares en los semáforos. Estupendo poema.

Hablamos de la Guerra Civil, de las envidias, de la revancha, Se habla de Lorca y de su detención. Quizá el motivo que le llevó a su apresamiento no fuera otro que el de la envidia...

Isabel Morión recomienda una película: "Los últimos de Filipinas". Y nos lee también haikus, los dedicados a la golondrina y a la Luna que hemos escuchado ya en alguna ocasión.

Alma -siempre nos alegra tu presencia- ha venido hoy, en este miércoles entre festivos y nos regala un poema de otoño:

Inquieto está el otoño
nada parece encontrar su paso...

Y en el poema aparece y brilla la palabra carbunclo y nos hipnotiza. Qué bien puesta está en el poema. Le digo a Alma que el poema tiene un ritmo soberbio. Otoñal. Como una hoja cayendo de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, lentamente, hasta tocar el suelo.

Nos habla Alma de Lloret, donde veraneaba de pequeña y nos lleva a todos al mar y a la infancia.

Iñaki Ferreras nos lee "un relato punkie" no dice. "En el caserío no me enfrío o sí". La cosa promete. 

"... lo mal de la cabeza que estoy". 

El protagonista: un psicópata obsesivo. Muy bien retratado y muy bien contada la historia. Le dice Fenoy, y estamos de acuerdo, que es de lo mejor que ha traido a la Tertulia.

Es María Jesús quien cierra las lecturas. Un "cincuento" titulado "Recuerdos de familia" y un micro al que ha llamado "Acróbatas" que habla de la inmigración. Cierra con uno brevísimo también sobre inmigrantes que reza así: 

"Problemas de quebrados con el Hombre como denominador común".

Acaba la tertulia mientras me dice Cinta: "Me ha gustado mucho la Tertulia de hoy", Y yo asiento porque estoy de acuerdo con ella.


Javier Díaz Gil
27 de diciembre de 2016

jueves, 1 de diciembre de 2016

9ª Jornada/X año: Miércoles, 30 de noviembre de 2016


A vuestra benignidad apelo...


En primer lugar, y antes de seguir diciendo, tengo que pedir disculpas a todo el grupo porque no estoy seguro de si lo que escriba en estas líneas sea o no adecuado a la naturaleza y forma necesarias. Confieso mi aturdimiento, en este mismo momento y mi incapacidad, aun habiendo leído algunos de vuestros escritos. A lo peor, mis notas, esas que tomé durante la tertulia, no iban en el sentido correcto. Aun así, confío en la bondad de vuestro corazón poético y me lanzo loquito al abismo, desplegando la esperanza, para que me abaje despacito y así no romperme todos los huesos. ¡Ah!, también tengo que decir que no apunté los apellidos de las personas que intervinieron. Aprenderé, os lo prometo.

Según mis notas, comenzó Javier hablándonos de la presentación de la antología “Cuaderno de Bitácora de la tertulia literaria Rascamán” en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, de la Calle Leganitos en Madrid, tras la que comenzarían las aportaciones literarias del resto del grupo. 

León nos deleitó con un texto que llevaba por título “Sonrisas y fantasmas”. La discusión acerca del texto estuvo muy animada. Interesante uno de los personajes, el gato Filomeno.

También nos comentó acerca de la idea de hacer un libro de relatos que podría llevar por título: “Relatos en la frontera”. Y seguidamente nos habló de la presentación en Albacete, su tierra natal, de “Tras las huellas de Al-Ándalus”

Isabel nos leyó un relato escrito algunos años atrás. Su título: “La masa”, con el que quería transmitir lo complicado que se hace para los madrileños moverse por la ciudad de Madrid durante los encuentros futbolísticos importantes. También nos leyó algunos poemas y nos informó del trabajo de su hijo, artista dedicado a la pintura. 

Cinta nos leyó algunos de sus poemas nacidos de uno de sus viajes a Huelva y nos comentó también sobre la posibilidad de hacer un poemario que recogiera sus experiencias en dicho viaje.

Aureliano nos dejó tres de sus poesías: “Los olvidados”, “Mazmorra de agua” y “Rebelión de las marionetas”

Otros poemas fueron: “Muertos”, de Juan Manuel; “Chivato”, de Juan Antonio; “Lágrimas”, de Ana y “Bioquímica al ciclo del agua”, de Andrés; un bioquímico capaz de convertir a los elementos y sus conversaciones en pura poesía; algo así como un dios ordenando el caos y haciendo de él algo bello. 

Por último, Rocío nos trajo un relato lleno de belleza con sabor a mar, “Carmiña y las gaviotas”. Muchos ecos suscitaron su lectura.

Y bien, como os dije al comienzo de éste… no se qué, os pido benevolencia ante este cajón que más que bitácora que sostiene la brújula, pareciera un cajón de desastres sin orden ni concierto. A vuestra benignidad apelo con la esperanza de no ser condenado de por vida. Ha sido un placer conoceros y embadurnarme de vuestra sabiduría. Aprenderé, os lo prometo.



Juan Larios
20 de diciembre de 2016

lunes, 21 de noviembre de 2016

8ª Jornada/X año: Miércoles, 16 de noviembre de 2016


Navegando en Rascamán


Me encuentro embarcada en un yate de Lujo llamado Rascamán.  En él voy a iniciar un crucero por el Océano de la fantasía. Adecuo mis ojos a los del buey. Ante mí la inmensidad de la creación.  Me relajo, me dejo ir, sueño. 
Una voz aterciopelada, sabedora de inflexiones, Amelia Peco, (madame Amélie)  nos presenta en el salón azul,  un desfile de personajes, salidos del taller de costura de su protagonista. Una mujer que se supera a sí misma culta y emocionalmente, que no duda en abandonar su pueblo por estarse quemando  en su propio fuego, y así  formar parte  de un libro de Génesis  “Volver al vientre”,  donde luchará por un amor. ¿Lo conseguirá? Amélie  nos deja con la duda hasta un próximo capítulo.  
Javier Diaz (el patrón anfitrión) acaba de anunciar por megafonía una próxima escala en Chile., donde regresa, con  una recopilación de poemas dedicados a Villa Grimaldi , lugar siniestro donde los detenidos esperaban el momento de ser un nombre conmemorativo en los muros de su fusilamiento.   A uno de ellos, Marcelo Eduardo Salinas,  Javier le dedica un  sentido homenaje,  para no olvidar. 
Contrarresta la emoción con  un canto a Silvio Rodriguez, que a los allí reunidos nos invita a entonar  mentalmente. 
Subimos a cubierta. El mar está tranquilo, en esa hora mágica, donde la naturaleza  muestra su grandeza. Unas copas de champagne nos esperan  para burbujear los haikus que a Paco Fenoy,  le brinda el paisaje y su imaginario sensual.   

“Viste perfumes
con olor a jazmines.
Mar vaporoso”.

Una familia de delfines, nos muestran sus habilidades, de bailarines  e inspira a Paco:
“Y con un beso
en la gruta desnuda, 
viene la danza”.

Nuestras cabezas danzan por el efecto del alcohol y conocemos los padecimientos de las mujeres sufridoras que Cinta, (nuestra entrañable maestra) nos plasma en dos relatos, sencilla y sabiamente contados: 
“La sorpresa “. Y “Las Alhajas”. 
El primero nos hace creer hábilmente que su protagonista es una joven actual, enérgica y vital, con móvil maquillaje y rostro en el espejo para descubrirnos,  al fin de la historia, un sobre y una tarta con los que celebra su ochenta cumpleaños. 
Las tres alhajas (Almudena, Albertina y Alejandra), tres amigas con características propias bien diferenciadas, sensibilidad, arte y deporte. Se conjugan para contarnos sus vidas desde la infancia, con anécdotas pueriles de compañeros con trucos y  espejos para averiguar sus intimidades. 
Llega la noche y el silencio, alrededor de un cuerpo compacto y sólido José León, (león marino) con  miles de millas poéticas en sus lomos. Una criatura buscada y valorada por  la esencia de su poesía y nutrientes culturales.   
Nos evoca a Luigi Boccherini, el gran olvidado, compositor del siglo XVIII, haciendo una conjunción entre  “La música nocturna de Madrid” y su propio lirismo. 
Y, envueltos en el embrujo de la brisa acariciadora en  la piel,  Ana, (nuestra querida Anagonz), nos sorprende y regala, con su prosa poética, sentimientos escondidos de una tragedia. Nos conmueve desde la primera línea.  
“Luego sus manos amoratadas y arrogantes, al vagón solitario y viejo la estación,  hasta  el final cuando el cuerpo queda tendido en las vías". 
Quedamos pensantes y ensimismados por la profundidad de la historia. 

El mar se embravece con locura. Desde el camarote número uno surgen estruendos. Lo ocupa el  arte, que corre violentamente por las venas de Leonor Varela (Leónidas Kiev). 
A martillazos desprende lascas de la imagen que esculpe, transformado en versos. Versos incomprendidos. Incomprendidos cómo en su momento lo fueron la obra de Van GoghLas Señoritas de Aviñón y Cien años de Soledad. La soledad del visionario, del creativo, del atormentado, de quien desfallece y bordea lo absoluto, y sin embargo revive para embarcarse en nuevas quimeras de futuro, como reflejan estas estrofas: 



Susurran sirenas. Fábrica de sueños
Chisteras - conejos
Niño grande, Ente pequeño
Canto de cigarra atraviesa espejo
Pinochos - Gepeto
Salen del sombrero en busca de Itacas
Que no era lugar, tan sólo un tiempo
Navegan surcando naipes entre alejos
Buscando la luz del Té del conejo.


El sabor excitante de la infusión me despierta en el puerto de Santander, donde me invitaron a esta ensoñación.

María Jesús Briones Arreba
Madrid, 16 Noviembre 2016

martes, 15 de noviembre de 2016

7ª Jornada/X año: Miércoles, 2 de noviembre de 2016

El juez Fenoy

Los siete miembros del jurado se pusieron de pie cuando entró el señor juez. Pero no lo hicieron por formalismo o por espíritu de servidumbre o por peloteo, no: lo hicieron porque tenían al magistrado por un tipo honesto y simpático, lo que podría parecer un oxímoron, pero que -al menos en este caso- no lo era.

-Siéntense- pidió el señor juez. En lugar de martillo, portaba una flor y un poema en cada mano. 

A su voz todos se sentaron.

Abrió el turno de intervenciones la miembro del jurado Rocío, quien confesó no traer alegación alguna, tampoco por escrito. Justificó esta circunstancia con el tiempo que le habían ocupado las diligencias previas emprendidas con el objeto de presentarse al Premio Tiflos de relato. “Muy ciegos tienen que estar esos del Tiflos si no te premian”, declaró un colega desde el estrado. El comentario, aunque iba en serio, hizo que estallasen las risas en la sala. Entonces, el señor juez llamó al orden y rogó a los concurrentes que se rieran un poco más.

El siguiente turno correspondió a Juan Manuel. Juan Manuel comenzó su exposición con un texto manuscrito de atmósfera “borrascosa” que pronto se tornó en tormenta perfecta, tras la metamorfosis sufrida por el narrador, que pasó de tercera a segunda persona del singular. Ante la falta de visibilidad, Juan Manuel se vio obligado a abandonar la lectura. Sus colegas le absolvieron al no observar en ello el menor rastro de dolo. “Un gatillazo lo tiene cualquiera”, opinó incluso algún abogado de oficio con ganas de continuar con la guasa.

Mientras tanto, el reo no sabía si frotarse las manos o si asustarse. ¿Qué clase de condena puedo esperar de semejantes testigos de cargo? Lo tengo chupado, se decía. O crudo, según se mirase.

El tercer miembro del jurado en intervenir fue Juan Antonio, con un alegato-poema titulado “Otoño apalabrado”: “Los drones y robots tienen grabados / las huellas del deseo en sus empeños”, recitó con voz de barítono. El jurado en coro asintió en señal de aprobación, aunque el de Colmenar quiso añadir más argumentos: “las palabras sonríen con su Gloria / hablan con el asfalto y con las rosas: / dais el color del oro a mi memoria”.   

Los versos-prueba presentados por Juan Antonio convencieron a la concurrencia, incluido el señor juez, quien a estas alturas del procedimiento decidió tomar la palabra. Enemigo de la solemnidad de togas y puñetas, conocido en el mundillo como el juez Fenoy o simplemente Paco, querido por todos, el magistrado desbrozó varios de sus haikus laborales (¿quién habló de oxímoron?…). He aquí uno: Fin del trabajo / Brotan nuevas mareas / Arde la lluvia. Y he aquí otro: Ardió el trabajo / Se transforma y amplía / Irradia luz. Antes de conceder la palabra al cuarto miembro de jurado, Paco apeló a la jurisprudencia y recordó a los presentes el histórico litigio que enfrentó a Luis de Góngora, sacerdote y progresista, con Francisco de Quevedo, literato y conservador, esgrimiendo en defensa del primero su famoso e ingenioso poema “Hermana Marica”.   
  
En el juicio había comenzado a imponerse el juicio (valga la redundancia), lo que vedó al reo la oportunidad de entonar un triste ¡protesto! La cosa se estaba poniendo fea. O hermosa, según se mirase. 

Tras el magistrado tomó la palabra el miembro del jurado Javier. Su informe llevaba por título “Decálogo de la desconfianza” y, según advirtió, tenía truco. Javier leyó: “Desconfía de quien te habla sin mostrar sus ojos / de los cuchillos que guardas en el cajón / que perdieron su filo / de los sapos ventrudos que habitan los poemas”. Entonces, llegó el verso decimoprimero, número ordinal que encerraba la clave del juego: “Desconfía de quien te dice en lo que debes desconfiar”. “¿Desconfía también de un decálogo que cuenta con once puntos?”, le interpeló un fiscal que pasaba por allí, vestido de payaso. En la sala fue creciendo un murmullo, por lo que Javier, ad probationem y con la venia de Paco, aportó varios poemas más, nacidos de su viaje a Chile, futuros integrantes de un libro futuro. Uno decía: Santiago descansa su día de trabajo / Es momento de dejar / que la tarde resbale / por mi piel / haciéndome parte de los árboles y los bancos. Otro hablaba de vino: El vino que recorre / mi nariz y mi boca / El silencio del vino / en mi garganta.

Un poco ebrios, los asistentes encararon la parte final del proceso, dispuestos a escuchar al último miembro del jurado, Ana Gonz. Ana trajo dos micros escritos en su despacho ubicado en pleno centro de un vagón de Metro. El primero arrancaba así “Arrojaste / las manos amoratadas y suplicantes…”, y describía los terribles delitos de mutilación y asesinato en grado de tentativa cometidos en unas vías de tren. El segundo comenzaba “Tiraste / de la cuerda vieja y rota…”. Sus colegas coincidieron en afirmar lo vigorosas que eran las chicas de Vigo, pero también en recomendarle una revisión de este segundo texto, para su próxima lectura en una próxima vista.    

El señor juez levantó la sesión. Leo Varela llegó a tiempo para unirse y participar en las deliberaciones del jurado, que en minuto y medio, había emitido su veredicto. Fue Paco el encargado de dar lectura a la sentencia, para lo que se puso de pie:
“Agracio al reo David Lerma con la escritura de la bitácora correspondiente a la jornada del 2 de noviembre de 2016”   

A día de hoy, el reo ha cumplido tres cuartas partes de la condena, y disfruta de un merecido tercer grado que le permite ir a dormir a la cárcel y pasar el día con su familia. Su libertad definitiva depende tan sólo del dictamen del juez de vigilancia penitenciaria, quien ha de resolver si está rehabilitado o no para su reingreso en la sociedad.


David Lerma Martínez
9 de noviembre de 2016